UN RECORRIDO POR LA HISTORIA DE CHILE

50 años de fotografía es un recorrido gráfico que abarca los principales procesos históricos y culturales de Chile y Latinoamericana durante las ultimas decidas. Su fotografías , de excelente técnica, es abundante y diversa, fluye entre el fotoperiodismo, el arte, el desnudo, el retrato social, los paisajes y el mundo de la intervención digital. 

CALLES DE  SANTIAGO

INVIERNO PARQUE FORESTAL

“Yo tenía amigos que trabajaban al frente, en la clínica psiquiátrica. Entonces yo presentí que ese día iban a haber escenas muy desgarradoras frente a la morgue. Nunca pensé que me iba a tocar ir a buscar el cuerpo de mi hermano”.

La tragedia precipitó su partida del país. “Yo me fui en noviembre del 73”

0719-0581-revpsicol-27-1-00227-fig1

PARTIDA DE CHILE

Después de irme de Chile me dediqué a hacer Centroamérica. Tuve problemas con la embajada, no me querían renovar el pasaporte, así que me nacionalicé norteamericano el 75. Y ahí empecé a recorrer Centroamérica. Y me metí mucho en eso, me encantó Guatemala, Nicaragua.

Desde su partida en 1973 Montecino estuvo yendo y viniendo hasta que en 2015 decidió instalarse definitivamente en La Reina. Sus dos hijos se quedaron en Estados Unidos. En 2017 el Consejo de la Cultura y las Artes le concedió el Premio a la Trayectoria Antonio Quintana, el que un año antes había ganado Luis Poirot. En diciembre último montó una exposición en el Centro Cultural La Moneda bajo el título La máquina de coser y el paraguas, que recopila imágenes captadas entre 1968 y 2018 en sus caminatas por el barrio Franklin.

BASADO EN EL LIBRO MONTECINO 50 AÑOS

BASADO EN EL LIBRO MONTECINO 50 AÑOS

texto juan pablo soez

articulo Marcelo moninos fotógrafo : Veo las cosas que quizas el chileno comun no ve”

soy pensante

 

MARCELO MONTECINOS

 

“A los once años me mudé a Estados Unidos, cuando mis padres se separaron”, cuenta Montecino sentado en una silla de playa en el patio de su casa, a cuadras del antiguo parque intercomunal de La Reina. “Allá compré una cámara. Me acuerdo perfectamente: era una Brownie cuadrada, de plástico, café. Y al poco tiempo compré un equipo que hacía la Kodak para revelar; venía todo junto en una cajita, unas palanganas chiquititas, los ácidos, una cuestión para hacer las copias de contacto. A los once años ya estaba revelando, haciendo leseras”.

 

EL MIEDO

El miedo empezó como a la semana después. Al principio nosotros tratábamos a los milicos como seres humanos. Después uno no podía ni acercarse. De hecho recibí varios culatazos.

phoca_thumb_l_006griefforwomanslainbyarmysantiago83

El 16 de octubre del 73 una patrulla de militares irrumpió en la torre 12 llevándose detenidas a seis personas, entre ellas, una joven embarazada de nacionalidad argentina y a su hermano  Christian Montecino. Una vecina del edificio, ligada a los organismos de inteligencia del Ejército, acusó a Montecino y los otros cinco moradores de la torre de ser militantes de extrema izquierda. Sus cuerpos sin vida fueron hallados al día siguiente en la carretera Santiago/Valparaíso, en el sector del Túnel Lo Prado. Pocas semanas antes, Marcelo había estado en las inmediaciones de la avenida La Paz, en Recoleta, para cubrir el funeral de Neruda. En el trayecto de la caravana que acompañaba al féretro tomó varias fotos, desde lejos, de la gente que se agolpaba frente a la morgue ubicada muy cerca del cementerio general.

DE ESTADOS UNIDOS A CHILE

Con quince años, siempre en Norteamérica, se convirtió en el reportero gráfico del periódico del colegio donde pudo revelar por primera vez en un laboratorio profesional. El 62, para el Mundial, decidió volver temporalmente a Santiago para estudiar literatura. Tenía diecinueve años. “Traje todo mi equipo. En ese entonces tenía equipos bastante buenos, una ampliadora Bessel muy buena. Vivíamos en una casona, ahí en Bustamante con Providencia. Había muchas habitaciones libres donde se podía instalar un laboratorio. Yo era nuevo en Chile, no sabía mucho del país.

ROMERIA DE MADRES

ROMERIA DE MADRES

SEPTIEMBRE 1973

Yo venía de una ciudad rica, que es Washington, una ciudad llena de monumentos, verde, y llego a Santiago, todo gris, lluvioso, y me impacta mucho”. Las instantáneas callejeras de esa época más aquellas captadas en la agonía de la UP, la mayoría en blanco y negro.

“Yo llegué en febrero. Venía con el plan de escribir mi tesis para la maestría que hacía en Estados Unidos. Llego el 73 a escribir la tesis y no traje ningún rollo de color. Dije: voy a aprender a hacer bien la fotografía en blanco y negro. Yo vivía en un departamento vacío que era de mi madre y tenía toda la cocina, muy precario todo. Pero había tanta ebullición en las calles que cómo no iba a salir a mirarlas”.

ESCUELA MILITAR

ESCUELA MILITAR

.

LA ICONICA IMAGEN DE LA MONEDA DESTRUIDA

LA ICONICA IMAGEN DE LA MONEDA DESTRUIDA

El martes 11 tampoco fue la excepción. Montecino se lanza temprano a las vacías calles capitalinas con su Pentax bajo el abrigo. Los Hawker Hunter sobrevolaban la ciudad y los tanques dominaban las esquinas. “Ese día yo siento una necesidad absoluta de salir a la calle a ver lo que estaba pasando, consciente de que no había periodistas extranjeros haciendo esto. Porque por diez días no llegó la prensa extranjera. Así que desde ese mismo día del golpe yo sentí la necesidad de cubrirlo así como freelance”. El jueves siguiente camina hasta La Moneda donde varios transeúntes observan estupefactos el palacio de gobierno todavía humeante. En ese lugar Montecino capta la que debe ser una de las imágenes más icónicas de la naciente dictadura: dos jóvenes abrazados, un hombre y una mujer, en primer plano y La Moneda de fondo, semidestruída.

unnamed

.

 RETRATO DE SU PADRE